cartel apertura

 

Desde que compré mi cámara de fotos réflex hasta que aprendí a disparar en manual pasaron dos años… ¡dos largos años!

Y no es que no quisiera aprender, es que visité un par de blogs sobre fotografía para intentar entender qué demonios significaban esos tres conceptos clave para poder empezar a utilizar el modo manual (a saber: apertura del diafragma, velocidad de obturación e ISO), y como parecía que me hablaban en chino, me desanimé.

Pensé que era muy complicado, que no lo podría entender nunca… ¡y abandoné!

Seguramente podría haber puesto más interés, buscar otro lugar donde me lo explicaran mejor… (aunque, después de investigar un poco, te diré que tampoco abundan mucho esos lugares). En fin, no lo sé, supongo que me dio pereza, a lo mejor te suena de algo, sé que somos muchas las personas frustradas por explicaciones fotográficas infernales… ¡bienvenida al club! Que sepas que no eres un bicho raro… ¡ni muchísimo menos!

Y es que, aparte de hablar en un lenguaje que no entiende nadie, el defecto que veo en muchos blogs de fotografía es que parece que tengan una prisa enorme por explicar todo de una vez, como si no hubiera ni un segundo que perder… No sé a ti, pero a mí al menos me gusta ir despacio, sin presiones, que bastante estrés tenemos ya en la vida, ¿no?

Así que vamos a empezar por el principio, vamos a explicar qué es la apertura del diafragma (vamos a llamarlo apertura, por simplificar), y vamos a aprender a utilizar el modo semiautomático con prioridad de apertura. ¿Y esto qué significa? Pues que de los dos valores principales que podemos fijar, apertura del diafragma y velocidad de obturación, vamos a elegir solo uno, la apertura, y la cámara, en función del valor que nosotros hayamos elegido, se ocupará de fijar el otro valor (el de la velocidad) de tal forma que la foto salga bien.

¿Que cómo puedes seleccionar este modo? Pues en la ruletita de los modos encontrarás varias letras. Según la marca de tu cámara el modo prioridad de apertura tendrá una letra u otra, lee el manual de instrucciones, que ahí seguro que encontrarás la información. Normalmente en el caso de Nikon se representa con una letra A, y en Canon con Av.

aperturar7

No te preocupes, ya verás qué facilito es. ¡Qué emoción!, de hoy no pasa, ¡vas a empezar a dominar tu cámara! 🙂

Te voy a hablar en un lenguaje muy básico, vamos, de andar por casa, que no se me enfade nadie por hablar con poca propiedad, pero es que realmente me parece muy importante entender el tema así a grandes rasgos, que tiempo tendremos de utilizar otros términos más correctos y profundizar más en el tema.

Para poder hacer una foto, necesitamos luz. La luz entra en la cámara a través de un agujero. Este agujero por el que entra la luz puede estar más o menos abierto (mayor o menor apertura).

En el modo prioridad de apertura podemos elegir cómo de abierto queremos este agujero. ¿Ves qué fácil? Si lo dejamos muy abierto, entrará mucha luz, si lo dejamos muy cerrado, entrará poca.

aperturar2

Como ves, en la primera imagen el agujero está muy abierto, y en la última está muy cerrado.

Al contrario de lo que podrías pensar, cuanto más pequeño es el número, más abierto está el agujero y más luz entra.

¿Cómo puedes controlar este valor? Con una ruleta que suele estar en la parte posterior de la cámara

aperturar6

Pero no sólo se trata de la luz, el que este agujero esté más o menos abierto también tiene otras consecuencias.

Cuanto más abierto esté, menor será la zona enfocada, cuanto más cerrado, mayor será la zona enfocada.

Lo vamos a entender mejor con este gráfico:

aperturar1

Aquí vemos que, cuanto más cerrado está el agujero, más enfocado está todo, tanto la persona, que está en primer plano, como la montaña, que está detrás.

Al ir abriendo, el fondo se va desenfocando cada vez más, hasta que al final aparece totalmente desenfocado.

Este es también un efecto con el que podemos jugar, si estamos haciendo un retrato a una persona, por ejemplo, lo que queremos es que destaque, si mantenemos el agujero grande (valores de apertura bajos), lo único que permanecerá enfocado será la persona, nuestro protagonista, así que conseguiremos nuestro propósito. Si por el contrario estamos fotografiando un paisaje, puede que nos interese que todos los planos estén enfocados, por lo que debemos intentar que el agujero por donde pase la luz sea pequeño (valores de apertura altos).

Pero lo vamos a ver con un ejemplo real:

tazaEsta foto está hecha con una apertura o f=1,4 (apertura muy grande, entra mucha luz y el fondo está desenfocado)

 

taza1Esta foto está hecha con una apertura o f=4, es decir, el diafragma está algo menos abierto, entra algo menos de luz y el fondo está un poco más enfocado.

taza2Y por último, esta foto está hecha con una apertura o f=16, es decir, el diafragma está muy cerrado, entra poca luz y el fondo está mucho más enfocado.

PicMonkey Collage. peq.

¿Veis la diferencia?

 

Como resumen de todo lo visto, un pequeño gráfico

aperturar3

¿Qué te parece? ¡Ponte a practicar ya mismo! Verás cómo enseguida le coges el truco.

Próximamente hablaremos de la velocidad de obturación y de cómo utilizar el modo semiautomático con prioridad de velocidad. Mientras tanto… ¡no pares de hacer clic! 🙂

¡Te espero!

Suscríbete y no te pierdas nuestras novedades!

* Es obligatorio para registrarse