¡Buenos días, mis fotógrafas favoritas!

¿Cómo va eso? ¿Habéis tenido tiempo de practicar todo lo que hemos visto sobre la apertura y la velocidad? Para las que acabáis de aterrizar aquí, estamos intentando aprender a disparar en modo manual, todo explicado de forma muy, muy sencilla, con muchos ejemplos y pocas complicaciones, ¡porque aprender sobre fotografía no tiene por qué convertirse en una tortura!

Si queréis poneros al día, podéis leer el artículo sobre la apertura aquí, y el de la velocidad aquí.

Hoy vamos a hablar de otro concepto fundamental para conseguir una correcta exposición en fotografía (es decir, para que  la foto quede bien iluminada, ni muy clara ni muy oscura).

Se trata de la sensibilidad ISO.

 EXPLICACIÓN DE ANDAR POR CASA

Decíamos que la apertura es el agujero por el que entra la luz y cuanto más abierto esté, más luz entrará. Y también decíamos que la velocidad es el tiempo durante el cual está ese agujero abierto, por tanto, cuanto más tiempo esté abierto (velocidad más lenta), más luz entrará.

Pues bien, hoy vamos a hablar sobre el tercer concepto importante, el valor ISO. Y vamos a empezar por el final. ¡Porque somos así de chulas! :). Así que os voy a contar que cuanto más alto sea el valor ISO, más luz captará el sensor (esto no es así exactamente, pero nos vale de sobra para entender el concepto).

EJEMPLO PRÁCTICO

Os pondré un ejemplo práctico. Estamos en una habitación con muy poca luz y queremos hacer una foto a un objeto. Abrimos mucho el diafragma para que entre toda la luz posible y utilizamos una velocidad lenta para que entre la luz durante más tiempo. ¿Qué es lo que nos va a pasar? Que a no ser que utilicemos un trípode, la foto nos va a quedar movida (porque aunque tu pulso sea el mejor del mundo, que no lo dudo, al quedar el agujero abierto durante mucho tiempo, se va a registrar cualquier pequeño movimiento y la imagen se va a ver borrosa.

¿Qué otra opción tenemos en un caso así? Pues aumentar el valor de la sensibilidad ISO (los valores suelen moverse entre 100 y 6400, así, de forma general). Al aumentar este valor conseguimos una «mayor sensibilidad» del sensor a la luz. De esta forma, en el caso del ejemplo, podemos utilizar una velocidad más rápida para que no nos salga una foto movida.

CONSECUENCIAS DE UTILIZAR UN VALOR ISO ELEVADO

¿Consecuencias de utilizar un ISO alto? Pues que cuanto más alto sea, más ruido aparecerá en la imagen. El ruido es como una especie de granulado. En general no es deseable, normalmente nos gusta que nuestras fotos sean nítidas, ¿verdad? Pero tranquilidad, porque todo tiene solución. Es preferible aumentar el valor ISO antes que hacer una foto mal expuesta, ya que con los programas de edición podemos corregirlo bastante, cosa más difícil en el caso de que la exposición no sea correcta.

Y ahora te voy a enseñar la misma foto tomada con el valor ISO más bajo posible y el más alto posible que permite mi cámara, de esta forma verás la diferencia muy claramente:

FOTO CON VALOR ISO BAJO:

Apertura: f/1.4; Velocidad: 1/15s; ISO: 100 (lo más bajo que permite mi cámara)

Apertura: f/1.4; Velocidad: 1/15s; ISO: 100 (lo más bajo que permite mi cámara)

 

FOTO CON VALOR ISO ALTO:

Apertura: f/1.4; Velocidad: 1/2500s; ISO: Hi 0,3 (lo más alto que permite mi cámara)

Apertura: f/1.4; Velocidad: 1/2500s; ISO: Hi 0,3 (lo más alto que permite mi cámara)

 

No son las mejores fotos del mundo, pero creo que sirven para ilustrar el tema. Como veis, en el segundo caso, al haber aumentado tanto el valor ISO, hemos podido utilizar una velocidad mucho más alta. De esta forma, en situaciones en las que haya muy poca luz, las fotos no quedarán movidas. Es un caso muy extremo, porque el ruido en la segunda foto es enorme y no queda bien, pero si el valor ISO es más moderado, el ruido no es tan evidente.

 

Y hasta aquí la parte más básica y práctica sobre el tema del ISO.  Si no estás para tecnicismos, con eso te vale de sobra para utilizar correctamente esta función, te doy mi palabra de honor… :).

Pero si aún tienes más curiosidad por saber cómo funciona todo esto… ¡sigue leyendo!

EXPLICACIÓN UN POCO MÁS TÉCNICA (PERO SIN PASARNOS)

El sensor de la cámara está formado por muchas celdas. Cada una de estas celdas capta la luz y la transforma en una corriente eléctrica.

La corriente eléctrica generada en cada una de las celdas se convierte en datos numéricos que se almacenan en la memoria de la cámara dando origen a un píxel.

La sensibilidad de cada una de estas celdas es fija y está en torno a un valor 100. Lo que hacemos al incrementar el valor ISO es amplificar la señal emitida por cada una de las celdas. Al amplificar la señal, se amplifica también la información aleatoria que recogen estas celdas (estas celdas no son perfectas, algunas de ellas hay veces que no recogen adecuadamente la información. ¿Y qué pasa cuando no tienen la información correcta? Pues digamos que se la “inventan”. ¿Y si amplificamos la señal? Pues que el «nivel de invención» es mayor, de ahí el granulado que aparece en estos casos, que además es mayor en las zonas más oscuras de la foto.

Y bueno, creo que con esto nos vale, ¿no os parece? Una vez que logremos entender bien estos tres conceptos fundamentales (apertura, velocidad e ISO), podremos sacar unas fotos correctamente expuestas, que es la base para hacer unas buenas fotografías…

Pero aún hay muchíiiisimo más que aprender…

¿Te apuntas a seguir aprendiendo conmigo? 🙂

¡Un abrazo y hasta la próxima!

 

Suscríbete y no te pierdas nuestras novedades!

* Es obligatorio para registrarse